El mercado del gran formato está en auge porque la necesidad de provocar impacto es ahora mayor que nunca. Los clientes quieren causar una gran impresión y, en un mundo en constante cambio, reaccionar con rapidez resulta imprescindible.

Hasta ahora, producir materiales excelentes en gran formato no era un problema. Pero ¿y producirlos rápido? ¿Y hacerlo de forma eficiente y uniforme, día tras día y semana tras semana? Ese es el verdadero desafío